DIARIO DE UN MUSICO 82: "SEXY SADIE"

 82. DIARIO DE UN MÚSICO: SEXY SADIE

 
 
Aunque parezca mentira, llevaba  más de dos meses sin coger la guitarra en casa. Tras la muerte de mi padre, a las dos semanas tuve un arrebato, escribí un puñado de canciones que andan macerando en el cajón de los sueños esperando su tiempo, su repaso, retoque, crecimiento, su luz... En boceto y perfiladas están, y me gustan como proyecto de trabajo, pero son las propias canciones las que siempre mandan y marcan sus tiempos y tu ánimo. Sucedió en un arrebato compositivo a final de abril, vital: la simple necesidad de cantar  lo que se pierde, y a quien se pierde, o de combatir el desánimo. Es curioso, pero la mayoría de esos 6 o 7 bocetos tienden a cantar el lado optimista de la vida, a buscar rendijas por donde respirar cuando la tristeza instala su tienda de campaña en tu puerta...
 
Desde entonces, en casa era incapaz de rasguear seis cuerdas en soledad. Solo me embebía en los ensayos con Piccolíssima de su vibración,  y en los  conciertos que desde abril he podido dar en las diversas formaciones. Pero desde hace unos días todo esto ha cambiado, no mucho, pero algo. Llevo tres noches que tras la cena  mi guitarra acústica busca la noche. Salgo al balcón y muy flojito, en petit comité, empiezo a divagar, a volar, sin nada premeditado, lo primero que se me pasa por la cabeza lo mezclo con lo que mis dedos quieren tocar: blues. Me atasco y desatasco, pero como una pequeña mariposa nocturna las notas vibran como alas mi ser. Antes de anoche, empecé a tocar el Cumpleaños de los Beatles, y sin darme cuenta, toqué de corrido las 7 canciones de la cara tercera del White Album. Mi memoria las dictaba y mis manos buscaban los acordes a tientas, de oído, no se si en el tono correcto, pero fluían en el error y en el recuerdo de un doble vinilo que compré allá por el año 81-82, gracias a la inestimable contribución asegurada de los Reyes Magos,  con doce añitos y tanto por descubrir a mis oídos. Lo curioso es que alguna de esas canciones nunca las había tocado o insinuado , tal es el caso de Sexy Sadie. Le dí vueltas y vueltas a esa canción, a esa rueda de acordes hipnótica, puro Lennon en estado de gracia. Y me hizo sentir tan bien que prometo repetir.
 
ANTONIO ÁLVAREZ
 
Canción: Sexy Sadie (The Beatles)
 

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...