DIARIO DE UN MÚSICO Nº 76: "IN MY LIFE".

 

El dolor y la alegría viajan en clase turista. Con orden táctil frente al teclado y la pantalla, y desorden mental retomo este “diario de un músico” tras un periplo revuelto en mi vida. Inesperado inicio de primavera el sufrido, con lo que el mazazo ha sido mayor, pero dentro de su complejidad estas semanas han sido un curso acelerado en el aprendizaje a vivir (no dejamos nunca de aprender) y a apreciar que tras el vendaval es maravilloso estar un día más en este mundo a pesar de sus pro y sus contra. A todos los humanos solo hay una cosa que realmente nos iguala. Es solo al final cuando la vida dicta sentencia, en el punto y final, polvo somos y en polvo nos convertimos. Todo y nada se confunden, y una vida ayer yace de pronto frenada y cubierta tan solo por una sábana. Años, sentimientos, alegrías, penas, placeres, dolores, risas, llantos, familia, esposa, hijos, amigos, trabajo, música,... todo en ese momento es nada y nada es todo, como tan bien escribió el poeta José Hierro en su genial soneto “Vida”. El dolor y la muerte son nuestra sombra, no las vemos, pero están a nuestro lado y el día menos pensado se despiertan sonámbulas de su letargo y tambalean nuestro orden gestando el desorden, y machacando nuestro corazón en mil trizas, colocándonos en otra perspectiva ante la vida. Todo ser humano tenemos una cuota de dolor asignada y escrita en este tránsito a algún lado o a ningún sitio.
 
Ante el dolor uno recurre a lo que tiene más cercano e incluso a lo que niega o reniega, pero respeta. Los puentes al consuelo son todos válidos. Tal vez desde la infancia no había abierto un Evangelio, lo abrí, pero no lo leí. Lo tenía en la mesita de noche, en la recámara... Sí recurrí a la poesía, a su belleza, me reconfortaba la lectura de Machado, Valente, ... Y algo inusual en alguien como yo que devora música a diario, es que no podía escuchar música: mi padre era músico y toda la que pude la concentré en una rápida selección para sus oídos en coma en un reproductor mp3. Tengo la seguridad, y algún atisbo de emoción percibí en él, de que se fue con el eco de alguna de esas notas que tanto quería y que yo le había compilado en ese túnel que duró una semana antes de la despedida. Por los minúsculos cascos pasaron Vivaldi, Bach, Debussy, Richard Strauss, Mozart, Tárrega, Falla, Albéniz, The Beatles, Carlos Cano, Maria Dolores Pradera, Paco de Lucía, Andrés Segovia, Tete Montoliú, Ella Fitzgerald, y un largo etcétera. Un acopio rápido de músicas, de vidas, de obras, de sensaciones, para un tipo que apostó mas por lo emocional que por lo material en su vida. Es una de sus grandes enseñanzas. Ahora que se ha ido, creo que empiezo a aprender de él algunas de sus grandes lecciones, que en vida se me escurrían en el día a día. Tal vez solo era cuestión de tiempo, el tiempo suele dar la razón, y todo aprendizaje requiere de él. El dolor y la alegría siguen viajando en clase turista por igual para todos...
 
 
Mi recuerdo también para esa gran amiga que se fue en estos días.
Y mi homenaje, para la gente que se bate el cobre en las Unidades de Cuidados Intensivos, Urgencias, y en general en los hospitales, luchando simplemente por la vida.
 
Antonio Álvarez
Canción:
In my life- The Beatles

 

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...