DIARIO DE UN MÚSICO 67. CIUDADANOS.

 

Hoy puede ser un gran día, me lo plantearé así. Ojeo rápidamente la prensa y no acudo a la cicuta como la mayoría de las mañanas cuando uno encuentra sopor, descorazonamiento, avería y redención en las noticias. Hoy el mundo despierta con Obama de nuevo en la Casa Blanca. Entre lo malo y lo menos malo, pues lo último gana, por talante, talento y porque vaya (es una subjetiva apreciación): mola más un negro amigo del Boss, los Wilco o Aretha Franklin que un mormón acomodado del profundo y salvaje Oeste a golpe de colt 45 metafórico en política, y mira que lo siento por Clint Eastwood, el último cineasta con mirada clásica (como lo definió Martin Scorsese) que apoyó a los republicanos aun siendo libertario (según confiesa) y al que admiro desde sus Spaghetti Western hasta sus Cartas de Iwo Jima. El sueño americano del “We Can” se desinfló en el primer mandato, pero con Barack creo que aún pueden levantar sus alas los Estados Unidos, por el bien propio, y porque sus migajas repercutirán en la bonanza europea y global, espero.
 
Abro los ojos, y el Tribunal Constitucional de nuestra España abre la puerta, las ventanas y la mente al matrimonio homosexual por ocho votos a favor y tres en contra. Algo que indica, cuando magistrados de talante conservador han votado a favor, que nuestra sociedad ha cambiado mas de lo que nos creemos con lo cual (algo siempre demandando), la Ley y su interpretación en este caso, solo son espejo fiel de lo que es una realidad demandada: principios jurídicos prevaleciendo sobre la moral privada religiosa. En su casa cada uno lo que quiera, en la calle, en la sociedad, derechos y deberes a todos por igual, o así debiera ser. Las sentencias de esta última instancia no siempre son al gusto de todos, pero su acatamiento, es el de las reglas del juego, y le gusten o no a una parte de la sociedad, son el principio de una buena amistad entre contrarios. Sin reglas solo hay páramo, ostias y caos.
 
Me vuelvo a frotar los ojos, y leo que Joaquín Sabina ha cedido a la campaña política del partido catalán Ciutadans la letra que hace años escribió para este himno nacional español (la marcha de Granaderos del siglo XVIII, nada que ver con Paco “El ranas” Franco) cojo de verso a ambos lados de la frontera ideológica, y que tan bien nos define como pueblo: somos de los pocos países que no tenemos en el himno una letra unificadora, y no es sino una metáfora de nuestra historia y proceder. (La de Pemán no es válida por franquista, y el himno de Riego, regó otros cantares por mucho que se empeñen en reivindicar la tricolor nostálgicos de otros momentos históricos).
Creo que la letra de Sabina (que adjunto) no tiene desperdicio, es un canto al ciudadano, valor revolucionario afrancesado, y democrático que está por encima de banderas, terruño, y lenguas. Un canto a los derechos (y deberes) que deben regir la sociedad: libertad, igualdad y fraternidad, aún vigentes en el ansia de la razón humana:
 
“Ciudadanos, ni héroes ni villanos,
hijos del ayer, hay tanto por hacer.
Ciudadanos, tan fieramente humanos,
tan paisanos del hermano de Babel.
Alta montaña con puerto de mar,
clave de sol España. Atrévete a soñar.
Ciudadanos, en guerra por la paz
y la diosa razón mano en el corazón.
Ciudadanos, ni súbditos ni amos,
ni resignación ni carne de cañón.
Pan amasado con fe y dignidad
no hay nada más sagrado que la libertad”.
 
El artista ubetense será criticado por la más rancia izquierda, y por el nacionalismo catalán ni te cuento (al crápula oficial le han colgado la cruz), lo mismo que ayer lo fue por los contrarios a la ceja, la rancia derecha. Pero me encanta la contradicción en nuestro Dylan patrio. Una vez le leí a Sabina que uno debe traicionar a sus ídolos, tal vez se trate de eso, en pos de lo que nos une traicionar al que monta cortinas de humo en el afán de romper el corazón de este país. Chapeau por Sabina, y por el tanto de Ciutadans, una apuesta de partido político transversal en lo ideológico no anclado en las dos Españas, ni en las dos Cataluñas, o por lo menos es lo que aparenta ser. Hoy tal vez, no empiece el día tan mal.
 
ANTONIO ÁLVAREZ
 
Canción : Hoy puede ser un gran día
Serrat.
 

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...