Pongamos que hablo de Bruce. Diario de un músico 56.

 

 

 

Allí, donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, pongamos que hablo de... De su paisanaje, de sus "sabinas", de su infierno, cielo y de los elegidos para él. Un domingo de junio, bochornoso (por acalorado), en el que mejor no leer noticias, las de economía o política por prescripción facultativa, llegamos a Madrid, al crossroad por excelencia de este país. Tras cinco horas de bus, sana compaña y los Enamoramientos de Javier Marías llegamos a la capital. El metro los domingos es más ligero en cualquier gran urbe, y Madrid no podía ser menos en junio. Noté profusión de hispanoamericanos, de latinos, que seguramente en su día libre, en el día del Señor, pululaban al encuentro de un asado, una comida, un amigo o familiar: compatriotas al fin y al cabo al rescoldo de la crisis...Mediodía chequeando Chueca: su plaza, vermut incluido, y el mercado de San Antón..., café con helado a unos pasos de la sede de la SGAE... No coment. A la bicha ni mentarla en una jornada musical. Despedida de nuestra cicerone Anabel, llegamos a Cuatro Caminos mi mujer y yo. Al hotel. A la salida del metro un señor demolido por la crisis hurgaba a las cinco, hora taurina, las papeleras, quien sabe si en pos de una burguer descosida. La cosa está mal, bastante... Cuando sales de tu entorno acomodado, ves los pozos y más en un Madrid urgente.

Tras la siesta, entramos en un coliseo que como el Bernabéu impresiona, mas para alguien de provincias. Allí nos esperaba no un crack del balón, el fútbol es un juego de niños al lado del rockandroll, y los restos en pie de la que una vez se denominó como la máquina de rock más engrasada de la historia: la E Street Band.

Con media hora de retraso, cuando la tarde caía, se levantó el telón. 60.000 almas gritábamos Badlands, ohuohuohuoh, Badlands... Todo conjurado para una sobresaliente y maratoniana jornada, lo que no sospechábamos era que la cosa acabaría rayando la extenuación y la orgía. Tras No Surrender, set de varios temas dedicado al último trabajo, que la verdad sea dicha no he escuchado convenientemente aún en su integridad. La cosa se asentaba, el sonido solo pasable desde nuestra ubicación, sobre todo en los temas mas enérgicos... My City of Ruins me encantó, con presentación de la banda y homenaje a los abollados por la inmunda crisis de aquí, de allí y de todas partes; así como un rescate de los viejos tiempos Spirit in the night, mítica. Los temas mas calmados llegaron, sin prisa, pero sin pausa. Los vientos, y ese alma que soplada transpira por momentos esta remozada E Street Band nos oxigenaba. Me decanto más por esta onda negra de Bruce que por la irlandesa, a la que no le pillo tanto el punto. Youngstowwn o Murder Incorporated (más roquera con solazo de Nils a la guitarra) hacían que la oscuridad al borde de la ciudad se fuera iluminando, "a poquito a poco" que dicen los viejos. Talk to me, con invitado incluido (que no se quien era, pero parece ser que un amiguete de New Jersey) dio pie a Spanish Eyes, petición acartonada concedida, para entrar en un set con más adrenalina: Working on a Highway , Waitin´on a sunny day (esta con momento dulce, ya que un niño salido de entre el público se puso a los pies del jefe a tararear, con mal acento inglés, pero con la emoción de un estadio a los pies:¡cómo estarían esos padres!) Todos rendidos a Bruce y Co., un tipo como tú y yo, corriente, pero que sabe ganarse a la gente, no es un divo, es uno de los nuestros y no es una impostura... Llegó el "Apolo Medley", un pupurrí homenaje al Soul, mas que acertado, yo diría emocionalmente clavado en el alma.

Todo se para y un sentido homenaje a ese fan mallorquín que el cáncer le impidió vivir, y ver a su ídolo al que Bruce le dedicó The River, (es espeluznante escribir tras vivir esos minutos con Nacho en la mente: otro de los nuestros). Bruce nos habla en español, se esfuerza por seguir siendo cordial, afable, como tu colega de toda la vida. Y llega un final de concierto de altura: Because the night... Mi mujer se abalanza, es su canción, lleva una semana silbándola. Es de mis preferidas. Estoy en estado de gracia, uno mas en la mole que salta en el estadio. My love will not…, The rising (puños en alto)… y final con Thunder Road (mi canción, una de esas que metería en los cinco dedos de una mano: la épica del rock, el sueño de un futuro mejor, historias, literatura, huidas, sueños ... esa canción condensa lo mejor de su obra, solo por esa Bruce es un genio): ahora estaba Brucextasiado.

Sin demora, empieza el bis... ni un minuto. 1,2,3,4... Esos cuatro números en la voz desgarrada del Jefe están presentes constantemente. Es él quien marca y se desmarca, quien manda y comanda, quien cede y concede. Rocky ground, linda voz negra de una de las coristas... Precioso tema del último disco (al que no menospreció, todo lo contrario). Y si nacimos para morir, que mejor que nacer en los USA para denunciar el desprecio a los que se baten el cobre por un mundo incomprensible (eso es Born in the USA): tiemblan las gradas del Bernabeu. ¡Si esto se cae abajo, que mejor momento para morir! ¡Me cago en diez! La liturgia del desparrame es coral: booooorn in the iu, es, ehhh y da paso a Born to run: los vagabundos como nosotros, nacimos para correr, la épica a la carga, vámonos de esta puta ciudad chica, a vivir nuestros sueños... Cambio de tercio, cara a la galería, hit Hungry Heart, todos cantan, todos bailan... Mañana el mundo, la bolsa, Bankia, la prima de su puta madre y la Merkel, pero ahora, ¡coño venimos a este mundo a tener ratos como este!, ¿no? 60.000 corazones hambrientos. Tres horas y cuarto. Bruce caliente, orgasmo, la banda a lo que diga. Rockandroll de los 50, las raíces. "Siete noches para el rock", una solo para la extenuación. One, two, three, four, cual pila alcalina: Dancing in the Dark… ella salió a bailar, y otro niño en hombros de Bruce. La locura es colectiva. ¿No acaba esto? Tenth Avenue... el homenaje a Clarence… parón a mitad de la canción. El estadio se rinde ante las imágenes del amigo que se fue: Big Man Clemons. La vida sigue, está aquí, solo hay una, Madridddddddd...Hay que vivir, antes que nada hay que vivir. No olvidemos a quien se va, pero aquí quedamos, muchos para seguir tirando del carro... Estamos llegando a un horario de ensueño, los horarios y la normativa municipal a tomar por culo, rozamos marcas del concierto de Milán días atrás... No lo puedo creer. Esto se acabó... O eso pensábamos. Un, dos, tres, cuatro, por enésima vez. Que acabe, estamos reventados, pero ¡qué estoy diciendo, joder!, ¡que la noche no acabe!

Saltos, Bruce sobre el piano, dándo cabezazos a las teclas de Roy. Se han vuelto locos, da igual si el trompeta se va de tono... la sonrisa y la felicidad colectiva será un puto recuerdo mañana, pero imborrable, porque de Madrid como de cualquier sitio donde se cruzan los caminos solo hay dos vías, la del infierno y la del cielo, esta vez tocó saltar entre las nubes. Pongamos que hablo de Bruce...

 

SET LIST-Madrid 17 junio 2012. Estadio Santiago Bernabeu

Badlands
No Surrender
We Take Care of Our Own
Wrecking Ball
Death to My Hometown
My City of Ruins
Spirit in the Night
Be True
Jack of All Trades
Youngstown
Murder Incorporated
She’s The One
Talk to Me +
Spanish Eyes
Working on the Highway
Shackled and Drawn
Waitin’ On A Sunny Day
Apollo Medley
The River
Because the Night
My Love Will Not Let You Down
The Rising
We Are Alive
Thunder Road
----------------
Rocky Ground
Born in the U.S.A.
Born to Run
Hungry Heart
Seven Nights to Rock
Dancing in the Dark
Tenth Avenue Freeze-Out
Twist & Shout

 

 

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...