MELODY Y LOS BEE GEES. Diario de un músico 54

 

Leyendo la prensa me topo con la noticia de que ha fallecido Robin Gibb, miembro de los Bee Gees. Durante unos años, ellos fueron los reyes de la pista, casualidad que Robin nos haya dejado tres días después de Donna Summer. Las discotecas, aquellas míticas de los setenta y ochenta en las que se escuchaba aún música de calidad, y no el actual chimpum chimpum, tachán tachán por efectos del maléfico bakalao y la música electrónica, están apagadas, a media luz, sin funky, danza eléctrica ni riff de bajo marcando corazones y pies. El día se queda sin sábado, sin fiebre y sin noche.
 
Nunca he sido discotequero, no me ha ido mucho lo de bailar en pista. De hecho ante el fallecimiento de Robin, mi mente echa hacia atrás y mis Bee Gees no tienen mucho que ver con los archiconocidos de voz en falsete y pantalones de pata de elefante, ni con las bolas que como campanas a medianoche rebotaban sonidos y luminaria en plena explosión light show del Travolta de turno... Me remonto tiempos de infancia tardía, a películas de sábado por la tarde en la primera de televisión española, cuando solo había dos cadenas, incluso en algunos sitios una. Y recuerdo una historia de dos niños, preadolescentes, de aquel primer amor inocente con canciones de los de los hermanos Gibb con un regusto a Beatles, a Swinging London. No recordaba el nombre de la película, y gracias a esta magia de internet, buceo y me topo con Melody... Recordaba la cara del niño protagonista que tocaba el violonchelo, por otras películas, no la de ella. Se me han saltado las lágrimas. Mis años habían borrado su rostro. La veo y me veo un sábado en el vendaval del tiempo, de pan y carne de membrillo, cuando todo en la vida está por delante, cuando hasta el amor era una sonrisa cómplice nada mas...
 
A la vez que leía lo de Robin Gibb, en mis manos tenía el pregón de la fiesta de mi pueblo, todo un acierto de la comisión de festejos haber llamado a una persona del bagaje personal, científico, médico y cultural de Carmelo Salinas, sabias y emocionadas sus palabras para con su pueblo y su gente, que en un momento determinado inciden en algo tan demoledor como que después de la salud, no hay nada tan valioso para el ser humano como el tiempo. Es curioso cómo asociamos algo tan etéreo como la música a nuestro tiempo, a ese que pasó virgen por nuestra vida y ya nunca más volveremos a pisar.
 
ANTONIO ÁLVAREZ
Canción:
To love somebody (Bee Gees)
Película: Melody (1971)

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...