MANA MANÁ TUTÚ RURURU

 

 
            El otro día fui al cine. Toda la familia. La primera experiencia frente al celuloide en pantalla grande de mi hija pequeña, salvando una tentativa el agosto pasado en unos cines de verano almerienses. La película The Muppets, lo que cuando éramos niños mi generación conoció como “Los Teleñecos”.
En epidermis, pues otra americanada basada en unos muñecos graciosos y entrañables comandados por la rana Gustavo y su angustiada, hiperbólica, pija y enamoradiza Peggy (¡genio y figura!), además de Gonzo, Animal, y un largo etcétera... Lo curioso, es que rasgando esa piel comercial y esa hora y media encelofanada hay mensaje, simple pero directo. Salvando las distancias, The Muppets es una pequeña “Rebelión en la Granja” Orwelliana a golpe de canciones ñoñas, infantiles, naïf, ingenuas, graciosas, pero con contenido, o eso creí ver... Sin destripar el argumento, y en un absurdo lógico de títeres y humanos entremezclados, la utopía, la unión que hace fuerza, el colectivo de muñecos cuyo patrimonio y memoria común es el blanco y objeto de especulación inmobiliaria... y una función final, que recauda dinero para luchar contra un tiburón financiero que huele el dinero fácil trapicheando con un viejo teatro. Toda esa vorágine, te sumerge en un tiempo pasado, tan recurrente ahora que andamos instalados en los cuarenta: la feliz infancia.
Sonrisas que no lágrimas, provocaron los Teleñecos (me cuesta eso de The Muppets) y acabamos cantando todos ese Manamaná tutú rururu con voz de lija muy a lo Louis Amstrong. El acierto de algo intrascendente es sentir que hay causas bajo la coraza diaria por las que apostar. Si miramos a nuestro lado tal vez haya más de una máscara triste antes sonriente simplemente esperando un bravo, un tímpano, un abrazo, un empujón, una pequeña ayuda, o algo de gasolina para seguir tirando del carro en la vida.
 
Antonio Álvarez

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...