Blog

Diario de un músico 52. "El grito, en el cielo"

 

Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada con este mayo que marcea producto de un marzo que mayeó, así que con un Do de pecho afinado sotto voce me conformo.
El desencanto se masca en las calles. El descrédito es la seña de identidad de los que deben dar ejemplo en eso que los romanos llamaban la res publica, y es que nos encontramos ante un gobierno capitaneado por Mariano “ManosTijeras” que donde dice digo, dice Diego, y francamente asusta. Una oposición que está mejor callada, porque sus desmanes de ocho años son causa mas que importante de estos machetazos a la jungla del bienestar. Unas autonomías que nunca han entendido lo de la descentralización administrativa, y son, y han sido pastel de una tarta que repartir, y permítaseme la expresión “el Co de la Bernarda” a la hora de gestionar dinero: apuntaron tan alto y volaron con alas de cera que ahora la hostia es de cuidado. Unos sindicatos y una patronal apoltronados del Estado a la sopa boba o a la teta sana, según el ala ideológica, y ya se sabe que morder la mano que da de comer no es trasunto. Un monarca, fuera de órbita y con el punto de mira algo paquidermo, con poca vista con la que cae a la ciudadanía, y ya sabemos que los Borbones fueron y serán juerguistas, y que en su estirpe hubo cal y arena: Carlos III ilustrado y Fernando VII deplorable, pero Juan Carlos parece que en su real gana nos ha salido rana, aunque su labor para con la democracia puntuará para siempre en el haber de la historia. En la cagada caza, a su favor su lúcido perdón: algo que no he visto nunca en cargo público, aunque los quebraderos de familia le traen de la cabeza con el tiro por la culata del nieto y el presunto trinque del yerno, con lo cual el frotar de manos tricolor y oportunista está que se sale (en fin, cuestión de modas). Y para modas esa insultante subasta de “El grito”, una de las cuatro versiones del pintor Eduard Munch por la que se han pagado 91 millones de euros. Uno lee estas cosas y cuesta pensar en qué estómago cabe semejante compraventa para rematar, viendo cómo está el patio...
Cada vez admiro mas a los agricultores, verdaderos artistas de la contemplación cuyos resultados tras mas de un sufrimiento son palpables cada temporada en mayor o menor medida. Es admirable su control de la observación y el respeto a las leyes y procesos naturales, como por ejemplo al calendario lunar. Está claro que viendo la lunática actualidad es tiempo de dolorosa poda, por mala siembra de años (y el que esté libre de culpa...). Y así andamos cegados por el sol, en caída libre, y sonámbulos todos con los cates que nos llegan y la única música del grito en el cielo.
 
Antonio Álvarez. Canción: Shout "Tears for fears"
 

 

 

 

 

DIARIO DE UN MÚSICO 51: EL BALÓN DE ALASKA.

 

Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de Pacífico tienen autopista directa entre continentes. Como si de una metáfora se tratara, escucho en las noticias, que una familia norteamericana encontró en la playa un balón de fútbol con firma incluida en japonés. Resulta que esa familia mueve hilos y averigua que la rúbrica en cuero pertenece a un joven nipón que salió venturoso en la desventura que la naturaleza propinó.
 
Me encantaría que llevando este símil al corral de la política y las finanzas, (lo de corral tiene mas pedigrí que pocilga por eso de la pelea de gallos en que se ha convertido la diatriba política), este país, España, lanzara a la mayoría de sus políticos y banqueros al mar, desaparecieran un tiempo y aparecieran, qué se yo, en Pernambuco, por decir algo. La verdad, pensaba hasta hoy en Islandia como destino paradisíaco para los ciudadanos, al ver que esa sociedad con la ley en la mano fue capaz de llevar a su primer ministro y algunos banqueros y políticos a los tribunales. Pero leo que después del quilombo, con bancarrotas incluidas de las principales entidades financieras que acumularon 11 veces más activos que el Producto Interior Bruto (PIB) del país, dos tercios de ellos en divisas extranjeras; ese ex primer ministro de nombre impronunciable: Geir Haarden, sale absuelto por negligencia, solo se le culpa por no convocar al consejo de ministros en tiempo y forma. ¡La caña de Islandia! ¿no era de España? Parece ser que esto es solo el principio, así que seguiremos creyendo en el sano juicio, porque algún día aquí o en Reikiavik alguien tendrá que pagar por los excesos de esta crisis, ¿no?
 
En fin, se me queda cara de sueco, de islandés, y con una ingente cantidad de impresentables hispanos sin poder colocar a la deriva por los océanos, en una balsa metafórica que ojalá toque tierra firme, ética y justa algún día. Prefiero mejor no mentar la bicha vaya ser que recalen en Argentina y me expropien a esta caterva, pero no creo que sea así, porque por aquellas queridas tierras sudamericanas están tan acostumbrados a malos dirigentes, y a saltarse las leyes a la torera en nombre del pueblo, siempre en nombre del pueblo, que la olla sabemos (y es cuestión de tiempo) que acabará en corral, en corralito, ¿en pocilga? Lástima que el balón de Alaska no tuviera la firma de Messi, en vez de la de un niño japonés...
 
Canción: Birthday
Aprovechando mi cumpleaños, y que Islandia es el nudo del artículo.
Grupo: The Sugarcubes (Islandia)
 
ANTONIO ÁLVAREZ

Un día en la vida. A day in the life. nº 50

 

 "I read the news today oh boy...".

Así empezaba A day in the life (Un día en la vida). Hoy diría: "escuché la noticia ayer, oh chico". Y me enfrento a mi blog, a este diario de un músico, con el dolor ajeno, hecho propio, como banda sonora.

 

Hace como un año un sábado desperté pronto, me levanté y desayuné solo, puse RNE 5 ( todo noticias), y entre mala y buena nueva, sonó A day in the life, el epílogo del Sgt Pepper´s... Entraban rayos de luz por la cocina, esos que dan vida, mañaneros. Y el periodista explicada el intríngulis creativo de tamaña obra maestra. Posiblemente de las tres o cuatro mejores canciones de los Beatles, a nivel técnico, creativo, innovador, vanguardista, melódica, experimental y armónicamente. Un tema de Lennon en un 75% con un puente de McCartney vital y swinguero, con sonido de despertador incluido. Amanecía, desperezaba la ciudad, y aunque había escuchado miles de veces esa canción me pareció lo más bonito, lo más original, lo más creativo que había escuchado en tiempo, la intemporalidad y eternidad de un clásico absoluto tienen ese efecto redentor. La batuta de George Martin, la música "culta" experimental del siglo XX, un John hipnótico ... ¡Dios!, pensé que fortuna poder disfrutar de esos sonidos celestiales...

 

Un día en la vida todo se para. Ayer una llamada de teléfono, una trágica noticia y la electricidad de los lirios se marchita rompiéndole los fusibles al mes de abril, tan mágico... La tarde fue confirmando la tristeza con un nudo interior en la noche cuando la noticia fue vox populi. No hay palabras para el dolor, no las hay, y la distancia me impide darle un abrazo a una amiga que ha perdido el corazón.

 

Este diario, este escrito, es el número cincuenta de mi colaboración con este programa radiofónico. Me propuse, no recurrir a los Beatles (tan obsesivos en mi vida) como hilo musical de estos pensamientos en tinta, desde que en el primero, What a wonderful world Louis Amstrong puso música a una primera reflexión en voz alta hace año y medio. La vida sigue, ayer se nubló y mucho, es curioso y demoledor a la vez, ver en facebook los mensajes que te felicitaban por tu santo, en San José, y a tu hija solo hace un mes, y hoy desean el descanso de un alma.

 

Todo mi cariño para una familia rota.

Un día en la vida. A day in the life...

 

MANA MANÁ TUTÚ RURURU

 

 
            El otro día fui al cine. Toda la familia. La primera experiencia frente al celuloide en pantalla grande de mi hija pequeña, salvando una tentativa el agosto pasado en unos cines de verano almerienses. La película The Muppets, lo que cuando éramos niños mi generación conoció como “Los Teleñecos”.
En epidermis, pues otra americanada basada en unos muñecos graciosos y entrañables comandados por la rana Gustavo y su angustiada, hiperbólica, pija y enamoradiza Peggy (¡genio y figura!), además de Gonzo, Animal, y un largo etcétera... Lo curioso, es que rasgando esa piel comercial y esa hora y media encelofanada hay mensaje, simple pero directo. Salvando las distancias, The Muppets es una pequeña “Rebelión en la Granja” Orwelliana a golpe de canciones ñoñas, infantiles, naïf, ingenuas, graciosas, pero con contenido, o eso creí ver... Sin destripar el argumento, y en un absurdo lógico de títeres y humanos entremezclados, la utopía, la unión que hace fuerza, el colectivo de muñecos cuyo patrimonio y memoria común es el blanco y objeto de especulación inmobiliaria... y una función final, que recauda dinero para luchar contra un tiburón financiero que huele el dinero fácil trapicheando con un viejo teatro. Toda esa vorágine, te sumerge en un tiempo pasado, tan recurrente ahora que andamos instalados en los cuarenta: la feliz infancia.
Sonrisas que no lágrimas, provocaron los Teleñecos (me cuesta eso de The Muppets) y acabamos cantando todos ese Manamaná tutú rururu con voz de lija muy a lo Louis Amstrong. El acierto de algo intrascendente es sentir que hay causas bajo la coraza diaria por las que apostar. Si miramos a nuestro lado tal vez haya más de una máscara triste antes sonriente simplemente esperando un bravo, un tímpano, un abrazo, un empujón, una pequeña ayuda, o algo de gasolina para seguir tirando del carro en la vida.
 
Antonio Álvarez

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...