Blog

DIARIO DE UN MÚSICO 72. BLUES.

 

“El blues es todo”, es una cita de John Lee Hooker, uno de los bluesman (cantante y compositor de blues) mas reputados de la historia de este género musical. Música simple en factura: tónica, dominante y subdominante. Tres acordes, y 12 compases como modelo, aunque hay blues de 8 o 16 compases. Su simplicidad, es directamente proporcional a su grandeza emotiva, y a ser el germen de los géneros que dominan la música popular del siglo XX, ¿el XXI también?, el futuro dirá. El soul, jazz, rockandroll, el funk, incluso el rap tienen alma, médula, pellizco y factura de blues en mayor o menor medida. Para conocer esos géneros hay que vibrar y enjugarse la boca antes con grados, con muchos grados de negritud, y escupir sentimiento: eso es el blues.
 
He visto esta mañana un video, del nuevo trabajo de Ben Harper, un grandioso músico que domina varios palos: rockero, mestizo, intimista, soul man, folkie y un montón de cosas más. Se codea en este nuevo empeño musical con un armonicista, una leyenda blanca de un género negro: Charlie Musselwhite. Es algo, muy de los flamencos, codearse con los viejos, con los maestros, con el conocimiento que solo da la piel arrugada por la vida, con sus viajes al centro del dolor o el placer: sentimiento. Ambos se tutean, codean, disfrutan y emocionan ampliando su abanico de conocimiento y factura.
 
Resulta que leyendo sobre este cóctel explosivo entre el inquieto Harper y esta vieja gloria Musselwhite, por lo que he leído también inquieta, todo nace tras un encuentro en un estudio de grabación en un trabajo con Mr. John Lee Hooker. Éste mismo, al escuchar tocar a ambos músicos, les comentó que debieran hacer algo en un futuro no lejano, ese futuro ya es presente. Curiosamente me pilla a nivel personal, refrescando mi paladar de blues, en vena, reencontrándome con viejas grabaciones de los Bluesbreakers de John Mayall, Clapton, BBKing, Hooker, o el “sentimiento” pantanoso del gran JJCale. Voraz de blues, y leyendo una biografía de los Stones, de sus orígenes, cuando teloneaban a Bo Didley siendo unos cantos rodados pringaos, o cuando 8 años después el gran BBKing los teloneaba ya a ellos. Gimme gimme gimme the honky tonk blues. Hoy huele a primavera. Tal vez es un sentimiento el que me corroe su añoranza. El blues es todo.
 
Canción: “Hideway”
John Mayall´s Bluesbreakers with Eric Clapton.
 
 
 
 
 

 

DIARIO DE UN MÚSICO 71. "HISTORIA DE UN CEDÉ" BECK

No soy, confieso, muy dado a prestar mis pequeñas cosas, esas que me producen grandes placeres: discos, (Lps o cds), libros, o instrumentos musicales. Pero a veces, cuando el objeto de préstamo es alguien de tu total confianza te avienes. Lo cierto es que en la vida todo, absolutamente todo es cíclico, va y viene, como el dinero o el amor, que es lo que muchas veces oyes apostillar no se si sentando cátedra, a la voz de la experiencia.

Las amistades, los sabores, los latidos se van, desaparecen, y por arte de birlibirloque, vuelven reaparecen dando un triple mortal para volver a entusiasmar el tarro de nuestras esencias, de nuestra mirada ingenua (algo queda en las retinas adultas, así lo creo). Hace mucho más de un lustro desapareció del entorno un tipo, antiguo compañero de trabajo en Almería, que llegó a ser amigo y copartícipe de grandes parrafadas musicales. Hace dos semanas me lo tropecé, resulta que trabaja en un centro a dos calles de mi actual destino. Quedamos, y aunque ambos nos vimos más viejos (6 años valen su peso en oro en los cuarenta), no tuve sensación de que había pasado el tiempo, y todo siguió como siempre, con risas, críticas apasionadas a la situación social o política, y música frente a dos cervezas. La última vez que nos vimos ninguno teníamos prole, ahora ambos la parejita. Antes de su "espantá" recuerdo que le dejé un cedé de un músico que me tuvo muy enganchado en los últimos años del siglo XX: Beck. En concreto el disco que le dejé era Mutations un trabajo ecléctico, pero mas comedido y muy folkie, con algún ramalazo bluessy, o incluso con una bossanova, ... No lo sigo ya a Beck, cuando me perdí la pista andaba en su peculiar revisión sónica del funk, con Prince y toda su corte como música ambiental inspiradora.

El estado de las cosas, es como el de las naciones, pendular y cíclico, tanto que en algún momento vuelven al lugar de donde no tuvieron que salir. Esperé todos estos años, y aunque no dio señales de vida esta persona, intuía que seguía en el camino, y tenía el convencimiento de que aquel cd prestado a un melómano de pro volvería a mis manos. Cuando alguien ama la música aprecia el desprendimiento emocional que un pequeño disco compacto podía revertir en otro amante de la música, en mí. La semana pasada escuché de nuevo parte del disco como si el tiempo no hubiera pasado por él, ni por nadie, y me gustó tanto como el día en que lo compré.

 

 

ANTONIO ÁLVAREZ

Canción: Tropicalia-BECK- Disco Mutations 1998

DIARIO DE UN MÚSICO Nº 70: GRANADA

 

Empieza otro año, este con mala pipa. En trece. Salgo por la mañana, y el frío apesta. Sí como lo oyen. Vivo en una ciudad bella, “bellíssima”, pero que lleva mas de una semana atiborrada de basura, infesta. Con 1.500 toneladas de desechos apostados en sus plazas, en sus rincones, en la puerta de los antros y los templos. Esta ciudad más que nombre de fruta otoñal, tiene nombre de bomba de mano en estos días. Se le paró el reloj.
Tiene guasa y brasa la cosa. Las huelgas salvajes tienen este no se qué... Uno intenta entender a unos y a otros, bueno, a unos (los jodidos) se les entiende mas que a otros, porque es el pan, su pan lo que está en juego, pero lo que resulta de todo esto es que al final la casa, en este caso, la ciudad está sin barrer, putrefacta, maloliente y los perjudicados mayores somos los españolitos granadinos ciudadanos de a pie, a los que se nos ha subido un pellizco interesante la tasa por basura este año, y encima la mierda rebosante nos da los buenos días de camino a ese “privilegio” en estos tiempos que es un puesto de trabajo.
El “Granada tierra soñada por mí” que escribiera el mejicano Agustín Lara, se torna pesadilla, pesadilla en Realejo Street. Es curioso como este compositor escribió sobre una ciudad eterna sin haberla pisado en la vida, y cómo esa canción define y presenta al mundo a esta ciudad por algunos momentos, paisajes, tiempos y recodos como mágica. Pero la magia se perdió en los vericuetos de la aburrición, desde hace años, y es algo muy comentado por los que viajan o viajamos por ella a diario; a los turistas siempre les quedarán los Palacios Nazaríes y su pátina recaudatoria todo lo aplaca. Con buena verborrea o con la mala follá propia de estos lares se oye comentar o cantar un quejío, sotto voce, penoso pero sin gloria si uno no despega el oído a la realidad. Es una lástima, y una confirmación de que no hay nada peor que vivir mirándose al ombligo, o a las rentas de lo que fue, pero sin solución de continuidad probablemente de una ciudad que no será jamás. Espero equivocarme, porque quiero a esta tierra. Lo que sí es un hecho y está claro, oscuro en este caso, es que estos primeros días del 2013 amanecen llenos de roña: mal comienzo, mala pipa.
 
 
ANTONIO ÁLVAREZ
Canción: Granada  (Agustín Lara)

DIARIO DE UN MÚSICO Nº 69. "POLÍTICAMENTE INCORRECTO"

 

Tengo un amigo, que dice conocer a un tipo, que se mira al espejo y sonríe con las cosas que le pasan. Trabaja en la administración, y cuando empezó el primer día (tras pasar un “estúpido” proceso de oposición: no tenía carné, ni parné, ni conocía a nadie en su momento apto para exprimir teta de vaca de siglas pesebreras), la primera frase que se le quedó en la frente marcada a cal y canto, a fuego y tinta, fue algo así como: “cuando termina la lógica, empieza la Administración”. Trabaja en un sitio sensible, que tiene su razón de ser como órgano que vela por la igualdad entre mujeres y hombres, y por ser receptor, sobre todo de mujeres maltratadas por la violencia machista. Hasta ahí todo lógico, pero lo cierto es que contempla que en algunas cosas se ha estirado tanto la definición o indefinición de una puesta en escena, que a veces se tensa mucho la lengua llegando al paroxismo en el lenguaje (miembros y miembras), cerrando filas en nombre de lo que la deidad o el imperator de turno lleva a gala estableciendo algo como políticamente correcto. “Los dimes y diretes” que empañan la nomenclatura y la política son insondables, como las sendas del Señor (barra Señora). Y este amigo ve o escucha cosas en todas partes que invitan a la reflexión templada de café y sobremesa serena ante un discurso, que a veces se derrite buscando castillos en el aire del léxico cuando lo verdaderamente importante no es eso.
 
Resulta que en ese sitio la palabra “hombre” se vetó para no herir sensibilidades, cuando la mitad de su personal se viste y calza con ese género. ¡Si no hay nada mas maravilloso que la igualdad! Cuando es una labor su consecución, de todas, y de todos. Algo que los poderes públicos deben velar e iluminar: ¿qué no habrá más bonito que hablarse de tú a tú entre hombre y mujer, entre mujer y hombre? Pues nada, titular una ponencia o actuación predicada por un varón, pero dirigida a un auditorio eminentemente femenino, pero también masculino, con el afán de concienciar (en un día soleado de morado en el calendario) como “De hombre a mujer” podía rozar el límite de la asunción: ¿llamar a las cosas por su nombre es intolerable?
 
            Así pues este amigo, “se mira en el espejo y es feliz”, que cantaba Eduardo Benavente en la movida madrileña mas dark (oscura) de los ochenta, y al observarse le entra una “Parálisis Permanente” de masa gris que lo flipa, tanto que su rictus facial se va a hacer gárgaras en sonrisas y lágrimas ante el borrón, que no es sino una anécdota minúscula. Ponerle calificativos al que dirán es para echarse a llorar, y algo falla en las cabezas, en los discursos robotizados cuando algunos chips parecen ser solo aptos para replicantes (el artículo los/las lo dejo a gusto de quien consuma). Así lo cree mi amigo, el reverso de mi espejo, que no es sino un niño con una pelota, un tonto con un lápiz que pinta música, y que aspira a soñar lo máximo posible por un mundo más justo, más feliz, más libre, más igualitario, más coherente, sin ponerle artículos a la vida, o cortapisas al autor de una canción en la que la realidad se impone al color. Está claro que la realidad debe ser mejor, y no lo es, y por eso es importante que ciertos días al año se señalen y enaltezcan causas justas, y se trabaje en concienciar en el día a día para que no se olvide ni se oculte un problema latente de violencia sobre la mujer, así el artista ejercerá como notario de lo que campa, convirtiéndose en amplificador y en denunciante: principio de un fin. Pero la anécdota de un palabra, que a priori no es mal sonante y que es presuntamente inocente de cualquier lid: “hombre”, me muestra que la crucifixión al sentido común sigue instalada en las neuronas desde el origen de la especie, así que mi primera canción fue para ese amigo cercano, y mi solidaridad sonora y voz para con todas las mujeres que son diana del escarnio, la violencia o el asesinato por otros hombres en un mundo intolerante, desgraciadamente por naturaleza, que tenemos que mejorar entre todas las personas.
 

ANTONIO ÁLVAREZ .

Canción “Woman” (John Lennon)

Blog

  • Prev
En estos tiempos locos por desatar todo, mas que por atar. Por estar más pendiente del que hay al otro lado de la red, que de dar un buenos días. Es curioso, estaba el otro día en la tienda de ...
(Publicado en la Voz de Almería el lunes 1 de julio de 2013)   UNA PEQUEÑA AYUDA DE LOS AMIGOS MANOLO EL VOLTIOS   En el impasse de un día, en 24 horas, dos noticias sobre ...
 Nuevo trabajo de César Maldonado EL ZAGUÁN   Cada cierto tiempo se lee en la red o en prensa una nueva convocatoria para seleccionar la palabra más bella. Eso es imposible, porque la ...
Busque, compare, y si encuentra algo mejor: ¡cómprelo! Con esa cantinela en los años ochenta un anuncio (spot) publicitario del detergente Colón hizo mella, creó escuela, y dio en la diana del ...
  Al año justo del Tsunami que arrasó las costas japonesas, aparecen en las costas de Alaska desechos y restos de la catástrofe, y es que las corrientes de un océano al que se le tildó de ...
  Hoy que estoy algo empanado voy a poner pies en polvorosa, miel sobre hojuelas y la palma de mis manos desnudas sobre la tierra, como un agricultor. Gritaría, sí, pero mi voz anda cascada ...
  “A la derecha, a la izquierda, al centro y pa dentro”. Así brindábamos en este país cuando París era una fiesta, o sea cuando esto era una bacanal. Si uno contara las ...
  Contra lo que muchos piensan, la confesión mayoritaria de este país no se santigua ante un crucifijo, el icono es de cuero, redondo y adormece a las masas con afán redentor, la resurrección ...
  Los aficionados al aeromodelismo están de enhorabuena en España. Tenemos tantos aeropuertos donde en sus pistas crece el esparto, aunque debiera crecer la mandrágora si algún responsable se ...
Todos los trabajos son respetables, sin ningún lugar a dudas. Pero miren por donde, pienso (luego insisto, lo de existir se supone) que algunos tienen más enjundia: ser minero más que político, ser ...